MEGAYATE DE LUJO PARA ALQUILAR EN TURQUÍA

Las costas licias y carias de Turquía ofrecen a los visitantes un amplio abanico de paisajes, ruinas y yacimientos arqueológicos, puertos romanos hundidos y castillos cruzados. A lo largo de las costas del Mar Egeo, a bordo de un megayate de alquiler en Turquía, podrá navegar por aguas turquesas y entre bahías protegidas que en su día tocaron licios, griegos, romanos y bizantinos.
Explore nuestros yates de lujo para alquilar en Turquía y prepárese para una aventura llena de lujo en el exótico Mediterráneo.

Vacaciones en yates de lujo en Turquía

Donde Oriente se encuentra con Occidente, exótico y rico en patrimonio cultural, un alquiler de yates de lujo en Turquía es una experiencia con mucho que admirar y explorar.

Bodrum

Situada en la confluencia de los mares Mediterráneo y Egeo, Bodrum ofrece una mezcla de ambos mundos y es conocida por ser una de las zonas más populares para unas vacaciones de alquiler de yates de lujo en Turquía.
Aquí podrá disfrutar tanto del ajetreo en tierra como encontrar su propio rincón de serenidad flotando en el azul del Egeo.

Marmaris

Cuando se trata de vacaciones de alquiler de yates de lujo en Turquía, Marmaris es un centro para viajes de superyates de todo el mundo y está lleno de muchas sorpresas, desde magníficas bahías, riquezas históricas, belleza natural y oportunidades de vida nocturna.

GASTRONOMÍA EN TURQUÍA

Como Turquía está situada entre dos continentes muy diferentes, la cocina turca es muy diversa y variada, donde todos los sabores tienen mucha identidad con una cocina rica en verduras, carnes y pastas que conforman los apetitosos y eclécticos platos turcos salados y dulces.
Situado en un terreno a las afueras de Marmaris, en la bahía de D Maris, se encuentra el D Maris Kitchen con un ambiente acogedor. Aquí se ofrecen diferentes especialidades diarias, incluyendo opciones de parrilla de la cocina turca, desde kebabs hasta «pide».
El restaurante Kitchen de Bodrum se inspira en los sabores de la costa turca, reuniendo el pescado y la carne más frescos, junto con hierbas, ensaladas verdes y verduras de los jardines de la finca y las granjas locales. Aquí podrá probar el Baklava, un pastelito turco hecho con una masa fina y crujiente.